El COVID-19 MATA MAS DE LO QUE DICE EL GOBIERNO, el PUEBLO sigue muriendo

El COVID 19 mata más de lo que dice el gobierno en el Perú, el pueblo sigue muriendo. En artículos anteriores, se señaló que por la voracidad de los capitalistas y para no perder sus ganancias se atendió con mucha lentitud la pandemia por coronavirus; lo que permitió la expansión del COVID-19 por todo el mundo, sentenciando a muerte a miles de personas que no podían tener acceso a una atención médica de alta calidad porque los servicios sanitarios habían sido convertidos en suculentos negocios del gran capital.

En plena pandemia las corporaciones sanitarias y farmacéuticas siguen beneficiándose de esta crisis; imponiendo altos precios especulativos a materiales médicos de primera necesidad; y las clínicas privadas están llegando a cobrar por atención de infectados precios extremadamente exorbitantes. En Perú existen clínicas cuyos precios por atención oscilan hasta los 150 mil soles.

Es por esta realidad, que la pandemia encontró al Perú totalmente desarmado para poder contrarrestarla: sistemas sanitarios privatizados y elitistas; sistemas públicos desamparados sin presupuestos necesarios, con infraestructura hospitalaria lamentable, sin camas, ni equipos ni materiales médicos, sin la suficiente cantidad de personal sanitario, e inclusive mal remunerados y desprotegidos ante la agresividad del COVID-19.

Se señaló, además, que nuestro sistema capitalista dominado por el capital imperialista, ha generado una estructura económica en que el 99% sobrevive, ya sea de la micro y pequeña empresa o del trabajo independiente, también llamado trabajo informal; y por ello; la pandemia iba a multiplicar la pobreza en el país.

Esta situación no es nueva, y la responsabilidad recae en todos los gobiernos capitalistas que el Perú ha tenido, comenzando por el corrupto y genocida Alberto Fujimori y continuado por Alejandro Toledo, Alán García, Ollanta Humala, PPK y el actual gobierno de Martín Vizcarra, quienes han desmantelado lo poco de sanidad pública que se había acumulado, a fin de dar siempre beneficios al capital privado. Hoy vemos como el Aseguramiento Universal de Salud, fue una farsa mediática, una política sanitaria enfocada en alquilar y contratar servicios del sector privado para cubrir el déficit y brecha de servicios e infraestructura sanitaria del sector público.

Para una sincera y frontal política de lucha contra el COVID 19, el gobierno debió organizar las fuerzas y dotarse de todos los recursos para derrotarla, pero fiel a su entreguismo a la CONFIEP, su política se ciñó a los mandatos del FMI y, ahora, después de casi 90 días de cuarentena, quiere justificar su fracaso aludiendo a la mala estructura sanitaria y a la alta informalidad de la población al que también este gobierno, contribuyó en precarizar.

Con estos pretextos y con la finalidad de guardar recursos, ha subsidiado a las grandes empresas a través del plan de reactivación económica, generando decretos de urgencia que buscan flexibilizar aún más el aislamiento social, cuando no hubo ningún indicador que señale que estábamos superando realmente la pandemia, de esta manera conduce al pueblo no solo a buscar su sobrevivencia económica sino a ser presa de un sistema sanitario colapsado en caso se infecte del coronavirus

Todo hace pensar que el gobierno está recurriendo al fraude estadístico.

Los datos que presenta a partir del 1º de junio sobre la detección de casos de infección ha descendido drásticamente, hemos pasado de 8,805 casos del 31 de mayo a 5,563 infectados en sólo un día. Es decir, bajamos un 37% de contagios, un acto tan maravilloso que ni China pudo lograrlo.

Pero esto no es más que un engaño al pueblo, porque de las 46,166 pruebas que se hicieron el 31 de mayo para detectar el COVID-19, al día siguiente, es decir el 1° de junio tan sólo se hicieron 17,785, es decir, un 63% menos de pruebas y así se ha mantenido durante toda la semana, hasta el cierre del artículo. Ver cuadro:

          PERÚ: Contagiados diarios de COVID 19 y pruebas realizadas

FechasContagiadosPruebasFechasContagiadosPruebas
30/05/20207,38649,0413/06/20204,03022,969
31/05/20208,80546,1664/06/20204,28420,216
1/06/20205,56317,7855/06/20204,20218,637
2/06/20204,84515,9876/06/20204,36818,535
7/06/20204,75718,953

Elaboración del autor

Fuente; LR, Casos confirmados y muertes por coronavirus, 07-06-2020. Link: https://data.larepublica.pe/envivo/1552578-casos-confirmados-muertes-coronavirus-peru

Por otra parte, el estudio realizado por Vox Populi y publicitado por RPP[1]  el 1º de junio tiene consistencia al indicar que las muertes por coronavirus son superiores a lo informado oficialmente. Las muertes en abril y mayo del 2018 fueron de 18,284 y en el 2019 sumaron 17,900, sin embargo, en el presente año, para los mismos meses, el número de muertes llegó a 35,268.

Es decir, se tiene un exceso de fallecidos de 17,141 muertos, cinco veces más que las muertes oficiales por el COVID-19 registradas por el gobierno y que solo ascienden a 4,476[2] en los mismos meses de análisis. ¿De qué fallecieron estas personas? ¿Por qué no los registra el gobierno? ¿Cómo se explica el exceso de muertes? preguntas al aire que el gobierno no quiere responder.

Estos datos muestran, además, que es evidente que el número de fallecidos es muy superior a lo informado por el gobierno, esperamos que no sea otra estrategia de ocultamiento de información; parecida a las pruebas de identificación de pacientes infectados por día que emite el gobierno, donde es obvia la intencionalidad de ocultar el número real de infectados por COVID-19 al disminuir drásticamente la cantidad de pruebas diarias.

En este exceso de muertos no registrados, se encuentran aquellos que concurrieron a los hospitales, pero al no poder ser atendidos, los regresaron a sus casas a curarse; pero también hay otro hecho evidente, tan grave como el coronavirus – y que seguimos advirtiendo en cada artículo – las muertes por otras causas de riesgo que también se han multiplicado y están causando tanto decesos como la generada por la pandemia. Pacientes con distintos males que se les ha quitado la atención médica ante el colapso del sistema sanitario, pasándolos a segunda y hasta tercera prioridad, además porque políticamente nadie les prestará atención y pasarán desapercibidos.

Por eso, no podemos esperar que siga muriendo nuestro pueblo; se hace urgente tomar conciencia de esta realidad y exigir que se tomen medidas urgentes y radicales poniendo por delante la vida de las personas; antes que los negocios del gran capital.

En esta orientación el Instituto Marx Engels promueve el análisis de la pandemia y ha propuesto cinco medidas urgentes para luchar y derrotar el coronavirus, contribuyendo a la lucha de los trabajadores y de todo el pueblo.

Notas:

[1] Diario, El Comercio. 1° de junio, 2020. Link: https://rpp.pe/peru/actualidad/columnista-invitado-peru-17-116-serian-las-muertes-por-covid-19-en-abril-y-mayo-31-05-2020-noticia-1269821

[2] La República, Casos confirmados y muertes por coronavirus, 7-06-2020. Link: https://data.larepublica.pe/envivo/1552578-casos-confirmados-muertes-coronavirus-peru

Deja un comentario

Volver arriba