LA VIDA DEL PUEBLO ES PRIMERO, pero el gobierno los deja a su suerte

La estrategia fondomonetarista (FMI) anuncia el incremento de muertes por el COVID-19

El pasado 3 de mayo se publicó el artículo de Ragi Burhum titulado “El Martillazo y el Huayno” [1], en él se explica en que consiste el indicador R en epidemiología y en qué indicador estamos; pero el gobierno peruano lo está utilizándo para alabar el éxito de su estrategia anti COVID-19 y justificar el inicio del levantamiento de la cuarentena (flexibilización).

Su estudio nos ha permitido contar con métricas y estimaciones sobre la magnitud de la pandemia en nuestro país y la potencialidad promedio que tiene una persona infectada con COVID 19 para contagiar a otras personas en un momento dado.

Él muestra que si en una región o distrito el resultado del análisis (o dato R) es menor a 1 (R<1), significa que el infectado por COVID 19 no va a contagiar a otras personas y la pandemia va a tender a disminuir; pero si el resultado R es igual o mayor a 1 (R>1) entonces significa que sí va contagiar a una o más personas y la pandemia se va a incrementar.

El gráfico  que M. Vizcarra presentó en la reunión del Acuerdo Nacional del 5 de mayo;  es el indicador R a nivel nacional, el cual estaba en 1.43, es decir, mayor a 1; esto significa que por cada persona contagiada detectada por COVID-19 se van a contagiar entre uno o dos personas en los próximos días; y el mismo autor del artículo nos señala que de no tomarse  “restricciones mucho más agresivas en la siguiente semana, vamos a entrar en un problema ya que R se va a disparar fácilmente a su valor natural[2]”.

Fuente: Ragi Burhum, artículo “El Martillazo y el Huayno”

El indicador R de 1.43 no sería tan alarmante si solamente tuviéramos 100 o quizás mil contagiados; pero al  5 de mayo, día en que escribimos esta nota, eran 51 mil 189 infectados identificados, ya que existen otros no detectados que aún siguen circulando por las calles.

Si analizamos el dato R promedio nacional de 1.43, la cantidad de contagiados activos a la fecha – restando los recuperados (15,413) – suman 35,768 infectados del COVID-19 que multiplicado por el indicador R (1.43) nos muestra que tendremos otras 51 mil 148 personas nuevas contagiadas, de esta manera llegaremos a tener más de 102 mil infectados en pocos días o semana. Y si a ello le estimamos la tasa de mortalidad actual (2.82%)[3], estamos hablando de un total de 2,885 fallecidos nuevos aproximadamente.

La situación se torna mucho más crítica, si agregamos la complicada situación económica de los trabajadores independientes, comerciantes y de subsistencia que tienen la intención nuevamente a salir a trabajar, no porque no quieran acatar la cuarentena o por irresponsabilidad, como viene señalando la prensa; sino porque ya no tienen como conseguir dinero, porque los bonos brindados por el estado no le han sido suficientes o porque no les llegó en absoluto.

En ese sentido, se ven obligados a trabajar porque tienen que subsistir, porque no tienen otra alternativa, agobiados además por la acumulación de deudas que les ha generado los 51 días de aislamiento social que hasta el momento se vive.

¿Qué efectos tiene estas proyecciones en nuestro sistema sanitario?

El sistema de salud público ha colapsado hace mucho tiempo, la capacidad de atención por emergencia está a pocos días de superar el número máximo de 880 camas UCI disponibles; a la fecha ya se tiene cubierto el 80% a nivel nacional, y los medios de comunicación ya alertan de la situación presente al mostrar la indignación de las familias que no son atendidas, de los médicos y enfermeras que no cuentan con equipos o insumos adecuados.

Los hospitales están tomando decisiones drásticas sobre a quién atender y a quien no, y todo parece indicar que, si seguimos así, entrar a la fase 4 de la pandemia, será inminente.

Al 5 de mayo contábamos con  5 mil 509 personas hospitalizadas, quienes representan un 11 % del total de infectados, con la estimación del valor R al 1.43 y de mantenerse el nivel porcentual actual de hospitalizados (incluye a los de ventilación mecánica) la población que requerirá hospitalización ascenderá a más de 11 mil 257 personas aproximadamente, de las cuales un 12% de este grupo necesitará ventilación mecánica, es decir 1,350 personas, pero solo contamos con 880 camas UCI disponibles para atenderlos, de no cubrirse la brecha, estas personas estarían destinadas a fallecer.

Un reporte de Ojo público, a marzo de este año; señalaba que solo 250  camas UCI  contaban con los equipos y personal especializado para recibir a los pacientes que presenten síntomas extremos[4].

“En estas condiciones, la infraestructura hospitalaria del Estado es incapaz de albergar a todos los infectados por el COVID-19, dejando a la gran mayoría de afectados en sus casas al cuidado de sus propios familiares (…). A ello se agrega la falta de equipos, protectores y materiales para los profesionales de la sanidad pública (médicos, enfermeras, dietistas, personal de cocina, de limpieza, vigilantes) que están en la primera y segunda línea de atención[5].

Igualmente, las pruebas de descarte son insuficientes para realizar un amplio y exhaustivo despistaje calle por calle y persona por persona de forma permanente y sostenible. El Gobierno no ha dispuesto ni siquiera una medida de este tipo para conocer el número real de infectados. No se vislumbra tampoco la intención de hacerlo, ni de incrementarse las compras de pruebas de despistaje ya obtenidas. Lo que se viene recibiendo son donaciones de China y la OPS.

Este escenario adverso con el que enfrentamos al COVID no es de ahora, sucede hace 30 años y ha existido por una política consciente de debilitamiento institucional en favor de los servicios privados.

Esto se ve rápidamente al observar el número de unidades prestadoras de servicios de salud o IPRESS públicas, las cuales solo representan a la fecha el 39%[6] del total que existen en el país, es decir 9, 277 unidades; las que tienen que cubrir el 92 % de la población nacional en los distintos regímenes del aseguramiento universal de salud (SIS, ESSALUD, y entidades de las fuerzas armadas y policiales)[7], un universo de 28 millones 396 mil asegurados[8].

Pero ello no es todo, de estos 9, 277 centros de salud o IPRESS a nivel nacional el 97 % son de nivel I, es decir de atención primaria básica, de los cuales la mitad no cuentan con médico como parte del personal de atención[9].

Los centros médicos de nivel II, ascienden solo a 212, y aquí se encuentran los hospitales y centros especializados diversos que van a atender a los enfermos que requieren hospitalización por COVID 19, es por ello que estos centros están siendo adaptados y ampliados de forma apresurada con la finalidad de abarcar los potenciales hospitalizados por la pandemia; pero solo representan el 2.3% de todas las IPRESS públicas que se tienen en el país. Los hospitales de nivel III, los más especializados en el país, solo son 57 a nivel nacional y representan el 0.6 % de todas las IPRESS del sector público.

Si hacemos un contraste con los centros de salud o IPRESS del sector privado que representan el 61 % de total de IPRESS, encontramos que las diferencias, en atención, servicios, infraestructura personal sanitario e insumos es abismal.

Las IPRRES privadas de nivel II, suman en total 297 a nivel nacional; y estos espacios no han sido hasta la fecha utilizados por el gobierno, pese a que existe el Decreto de Urgencia 044-2020-PCM, faculta al Ministerio de Salud, hacer uso de estos establecimientos mientras dure el periodo de emergencia nacional[10].

Los límites y errores del Gobierno de Martín Vizcarra frente al COVID 19

¿Qué tan posible es mantener de forma sostenible el R nacional de 1,43 o incluso uno menor, si el gobierno ya decretó que a partir del 11 de mayo la flexibilización de la cuarentena se dará por etapas? Es decir, ¿vamos debilitar la principal medida política que viene conteniendo la curva y el famoso martillazo? ¿Sabemos que ello significa un mayor número de infectados y potenciales fallecidos, muy superior a los datos que se estiman? ¿El gobierno es consciente que está llevando a la población a un posible genocidio pues no va a ver forma de cubrir y atender a los afectados?

Pues todo parece ser así, con la aprobación del Decreto Supremo N° 080-2020-PCM para la reanudación de actividades económicas en forma “gradual y progresiva” se ha cedido a las presiones de la CONFIEP[11], beneficiando con ello a las grandes corporaciones de los sectores de minería, hidrocarburos, turismo y construcción principalmente.

Se busca no solo no desequilibrar sus grandes utilidades y de dotarle de mano de obra física e intelectual para sus fábricas y negocios, sino también proteger sus intereses económicos y políticos. La suspensión perfecta, parte del sector al cual representa el gobierno de M. Vizcarra. A la fecha se vienen acogiendo a esta medida más de 20 mil empresas, lo que implica la afectación de más 205 mil 707 empleos[12].

La intención de la reactivación económica no está  orientada a beneficiar ni a proteger al trabajador promedio del país, quien privado de los servicios médicos públicos será incapaz de defenderse del descontrol existente generado por la pandemia. Son los trabajadores independientes, pequeños y micro comerciantes y trabajadores de los asentamientos y sus familias, quienes pagarán los platos rotos de esta decisión.

Son además la población que no tiene acceso a un seguro privado, que no puede acceder a las clínicas costosas;  donde si van los que cuentan con mejores recursos, quienes usan mascarillas improvisadas de tela, quienes tienen que usar el transporte público hacinado, quienes no pueden acceder a medicamentos de prevención de forma permanente. Los que tienen que trabajar diariamente para subsistir y pagar sus deudas exponenciales del sistema financiero. Ellos son quienes van a pagar el costo.

Solo en el gobierno y en las elucubraciones de los técnicos burócratas que no entienden, o posiblemente no les interesa el problema sanitario y social que se vive en el país; pueden creer ilusoriamente que las acciones para flexibilizar la cuarentena van a traer buenos resultados.  Restringiendo y obstaculizando la ayuda económica que se debe brindar en casos como estos.

“Los gobiernos capitalistas han asumido el aislamiento social, pero encasillados en los parámetros impuesto por el FMI. Condicionados por no romper con el equilibrio fiscal están ejecutando el aislamiento social con una concepción burocrática y autoritaria; (…). Restringen al máximo las compras de materiales y equipos médicos para no sobrepasar los dictados del FMI y se niegan a los bonos solidarios universales condenando al pueblo al hambre y la enfermedad”[13]

Insuficientes recursos para proteger al pueblo, enormes beneficios para las grandes empresas y corporaciones.

El 27 de marzo, la ministra de Economía y Finanzas, María Antonieta Alva, aseguró que el país tiene ahorros suficientes para enfrentar la crisis del COVID 19; así como diversos instrumentos fiscales para utilizar, como la reasignación de presupuestos, la inyección de activos y los créditos internacionales[14].

Al 2 de mayo,  también el Instituto Peruano de Economía, anunciaba que las reservas internacionales netas del Perú ascendían a más de 74, 331 millones de dólares[15], es decir tenemos dinero, eso es lo que ahora más tenemos; en soles asciende a un total de 252 mil 725 millones

Una enorme cantidad de dinero que podría estar destinado a cubrir las necesidades de la población en general, en alimentos, medicinas, servicios médicos y subsidios; pero ello al parecer no ha sido la prioridad del gobierno,  hasta la fecha no se han utilizado para estos fines, sino que serán utilizado para cubrir las necesidades de las medianas y grandes empresas, dentro de los criterios de reactivación económica, queexpresa los intereses de los grandes empresariosorganizados en la CONFIEP.

Hasta la fecha se han otorgado 4 subsidios a las familias peruanas, cada una de ellas excluyente entre sí. El monto total subsidiado asciende a unos 8 mil 500 millones de soles. Estos bonos entregados en dos partidas de 380 soles; y por única vez; fueron desde sus inicios insuficiente, ni siquiera cubrieron el sueldo mínimo vital que asciende a 930 soles, ni mucho menos la canasta básica familiar que asciende 1,312 soles para cada familia peruana.

Miremos el cuadro, donde seestima lo distribuído por familia de manera global:

Subsidio COVID 19Asignación por unidad familiar (soles)Monto asignado* (soles)N° familias beneficiadas
Bono ‘Yo me quedo en casa’7601,900 millones2´500,000
Bono Independiente760   608 millones800,000
Bono Rural760   835 millones1´098,684
Bono Familiar Universal7605,168 millones6´800,000
Total8,511 millones11´198,684

* Estimaciones aproximadas según los datos revisados de los principales medios de prensa Nacional radial y escrito

Para las siguientes semanas no se vislumbra que estos subsidios vayan a continuar y por tanto la situación económica de los sectores populares seguirá empeorando, lo que los obligará como ya se mencionó a salir a ganarse sus medios de subsistencia y con ello ser potenciales víctimas de la enfermedad, así como sus familias.

Para el sector empresarial la figura es totalmente distinta.

Aquí existe una voluntad política sin precedentes. La BBC de Londres lo ha resaltado, señalando que el Perú prepara un plan de estimulo y reactivación económica, que podría ser el más grande de América Latina, mayor que el de Argentina y comparable a países del primer mundo como el de Dinamarca[16].

La ministra de economía «Toni» Alva detalló que el plan de reactivación tendrá dos etapas: contención y reactivación. «En la etapa de contención estimamos que vamos a gastar en una fase 30,000 millones de soles y en una segunda fase que ya lo anunció el presidente de la BCR, tenemos un esquema de garantías para empresas que son otros 30,000 millones de soles». Para la etapa de reactivación, (…) se está proyectando otros 30,000 millones de soles[17].

El monto para la reactivación económica ascenderá a 25,000 millones de dólares, el equivalente a un 12% del Producto Interno Bruto (PBI) del país, lo que equivale a 84 mil 750 millones de soles, casi 10 veces más que el monto destinado a los 11 millones de familias, que solo recibirán 760 soles, por única vez, para un aislamiento social que viene durante 51 días.

De esta forma, ya sabemos de donde van a salir los recursos para la reactivación,  por que la misma ministra de economía lo ha señalado; y se hará uso de las Reservas Internacionales Netas (RIN) que se han acumulado el país durante 30 años producto del crecimiento económico, pero no por obra y gracia de las empresas sino de la fuerza de trabajo que de ellas emana, es decir de la clase trabajadora.

Lamentablemente en periodos de pandemia y de ajuste macroeconómico, estas riquezas no están disponibles para quienes debieran ser su mayor prioridad, los trabajadores.  En ese sentido, el gobierno de M. Vizcarra no está respondiendo adecuadamente a la población necesitada, los recursos que destina para los más afectados son ínfimos, totalmente insuficientes.

La dotación de recursos a los ministerios y gobiernos regionales, comparado con la dotación de recursos para la reactivación económica resultan indignantes. No se cuenta con una voluntad política real para revertir las limitaciones del sector salud y mucho menos de salvaguardar la seguridad alimentaria y de vida de la población.

Destinar todos los recursos económicos necesarios para salvar la vida de las personas

Los trabajadores organizados, los micro comerciantes, los trabajadores del campo, los estudiantes y los sectores populares en general deben ser conscientes que solo ellos podrán con su unidad hacer sostenible sus demandas y que estas se ejecuten por cualquier gobierno que se encuentre al frente del Estado.

Por tanto, se considera indispensable que cada organización de izquierda, militante socialista o marxista contribuya a levantar una plataforma única de exigencias que debe cumplir el Gobierno de Martín Vizcarra. Entre ellas se propone:

  • Universalizar el bono económico a todo trabajador, mientras dure la cuarentena y durante su levantamiento por etapas. Los recursos para ello existen dentro de las reservas nacionales, reservas de contingencia y reservas internacionales netas.
  • No bastan los protocolos de salubridad; hay que hacer las pruebas medicas de forma permanente y sostenible, calle por calle, persona por persona. No es ningún honor haber pasado a ser el segundo país en Latinoamérica y el Caribe con más infectados, el presidente Martín Vizcarra, se equivoca en no hacer una autocrítica sobre ello y asumir seriamente el control y enfrentamiento al problema.
  • Nadie debe entrar y salir de un mercado, centro de trabajo, banco u otro espacio en que se juntan personas, sin certificación de no ser portador del COVID-19, no menor a dos semanas de realizada la prueba, Se hace indispensable gestionar los lugares que han sido identificados como focos de infección.
  • Nadie se cura en su casa. Aislamiento obligatorio de todo infectado por COVID-19 alejados de sus familias y atendidos por el personal de salud del Estado a fin de no esparcir el virus en sus localidades.
  • Apertura de centros de atención médica a gran escala, con equipos, insumos y personal sanitario y uso de la infraestructura de las clínicas privadas, para la atención del personal hospitalizado y convocar a todo el personal sanitario del país, público y privado y sub empleado para que se ponga en primera línea de contención.
  • Garantizar la estabilidad laboral a todos los trabajadores, incrementar la capacidad supervisión de la SUNAFIL y su nivel de injerencia en todo régimen laboral existente a nivel nacional.
  • Pensión universal, vitalicia y solidaria a todo adulto mayor en el país, no menor al monto de la canasta básica familiar de 1320 soles.
  • Impuesto a las grandes empresas, no menor al 6% de sus utilidades brutas. Se estima que, de las 100 empresas más grandes en el país, se lograría contar con 2, 622 millones de soles, lo que podría significar la compra de 13 millones de pruebas moleculares o 13 mil ventiladores mecánicos[18]

Bibliografía

[1] Ragi Burhum, artículo “El Martillazo y el Huayno” https://medium.com/@rburhum/el-martillazo-y-el-huayno-278716f49938

[2] Idem.

[3]https://data.larepublica.pe/envivo/1552578-casos-confirmados-muertes-coronavirus-peru

[4]https://ojo-publico.com/1676/clinicas-privadas-quedan-bajo-direccion-del-minsa-durante-emergencia

[5] Carlos Alarcón, El Covid-19 Muestra La Incapacidad Del Capital Para Resolver Los Problemas De La Humanidad (link: https://marx-engels.com/el-coronavirus-desenmascara-al-capitalismo/#un-sistema-sanitario-para-el-lucro-y-de-especulacion-con-la-salud-de-la-gente)

[6] Susalud, 2020. Tablero de control (link: http://bi.susalud.gob.pe/QvAJAXZfc/opendoc.htm?document=QV%20Produccion%2FSIG_SUSALUD.qvw&host=QVS%40srvqlikias&anonymous=true)

[7] Oswaldo Lazo-Gonzales. “El Sistema e Salud en el Perú: Situación y Desafíos”, 2016. Universidad Cayetano Heredia.

[8] Susalud. Cobertura de Aseguramiento en Salud. http://bi.susalud.gob.pe/QvAJAXZfc/opendoc.htm?document=QV%20Produccion%2FSIG_SUSALUD.qvw&host=QVS%40srvqlikias&anonymous=true

[9] Resolución Ministerial N° 546-2011/MINSA (link: https://docs.google.com/viewer?url=http%3A%2F%2Fwww.digemid.minsa.gob.pe%2FUpLoad%2FUpLoaded%2FPDF%2FAtencionFarmaceutica%2FCategorizacion-UPSS_Farmacia.pdf)

[10]https://ojo-publico.com/1676/clinicas-privadas-quedan-bajo-direccion-del-minsa-durante-emergencia

[11]https://www.confiep.org.pe/noticias/actualidad/presidenta-de-la-confiep-no-podemos-pasarnos-la-vida-en-cuarentena/

[12]https://larepublica.pe/economia/2020/05/05/suspension-perfecta-mas-de-205-mil-trabajadores-quedarian-afectados-con-solicitudes-de-empresas/

[13] Carlos Alarcón, El Covid-19 Muestra La Incapacidad Del Capital Para Resolver Los Problemas De La Humanidad (link: https://marx-engels.com/el-coronavirus-desenmascara-al-capitalismo/#un-sistema-sanitario-para-el-lucro-y-de-especulacion-con-la-salud-de-la-gente)

[14]https://rpp.pe/economia/economia/coronavirus-en-peru-mef-aseguraque-el-pais-tiene-recursos-para-enfrentar-la-crisis-noticia-1254739?ref=rpp

[15]https://www.ipe.org.pe/portal/rin-del-peru-registraron-alza-historica-y-suman-us-74-331-millones/

[16]https://andina.pe/agencia/noticia-bbc-mundo-destaca-a-peru-alistar-mayor-plan-estimulo-america-latina-790847.aspx

[17]https://elperuano.pe/noticia-mef-gobierno-destinara-12-puntos-del-pbi-para-enfrentar-covid19-y-reactivar-economia-93665.aspx

[18] Movimiento político Emancipación. Link https://www.facebook.com/emancipacionperu/photos/a.364353087021394/2683228795133800/?type=3&theater

Deja un comentario

Volver arriba